31 de julio de 2012

Ante los últimos atentados a los Derechos Humanos en nuestro territorio mapuche, comunicamos lo siguiente:


A LA OPINIÓN PÚBLICA 



Ante los últimos atentados a los Derechos Humanos en nuestro territorio mapuche,  comunicamos lo siguiente:

1.     En estos días vemos las agresiones armadas reiteradas contra la Nación Mapuche, en especial contra niños y niñas pertenecientes a TEMUCUICUI ANCESTRAL que por décadas viene luchan por la recuperación del emblemático Fundo LA ROMANA en la Comuna de Ercilla; la brutal agresión e intento de asesinato del kimche chachay (sabio anciano mapuche) Francisco Huaiquinao Haiquimil que se debate entre la vida y la muerte luego de que la policía militar chilena lo lanzara contra el pavimento por manifestarse junto a su comunidad en la carretera; la ocupación de la sede de UNICEF Chile en Santiago como única via para lograr que Naciones Unidas se preocupe de la situación y la represión sobre el Lof Trapilhue que se encuentra  recuperando territorio de Quepe.
2.    Hemos visto también que una serie de ataques a campesinos pobres han sido realizados por desconocidos (paramilitares?) para encender los ánimos de civiles organizados bajo la conocida fórmula de las guardias civiles armadas  -llamadas en este caso juntas de vigilancia- y justificar también el estado de sitio no declarado, intensificado a partir del 25 de julio pasado en territorio mapuche con ataques diarios, patrullaje por aire, controles y empadronamientos en varios sectores y tecnología de guerra como la usada por las potencias en medio oriente.  Luego de esta arremetida armada se terminaron por arte de magia los supuestos atentados, mientras los medios de comunicación y autoridades chilenas culpan sin pruebas a mapuche de la autoría, intentando legitimar así el control armado y la represión.
3.    La violencia colonial genera la ley y ella justifica la violencia policial y sociocultural. La sociedad debe saber que a los jóvenes y niños de Temucuicui se les dispara a 3 metros de distancia en las puertas del Hospital de Collipulli arrojando con la fuerza del impacto sus cuerpos a más de un metro de distancia. Varios son heridos por la espalda lo que evidencia una vez más la alevosía del procedimiento. En el caso del kimche Huaiquinao hay un golpe tan poderoso, que genera una lesión que rompe las venas del cerebro y llena de sangre el espacio entre cerebro y hueso de la cabeza. Esto genera una lesión cerebral y eventualmente la muerte. Vemos entonces que la orden del gobierno no es “mantener el orden” sino la ejecución de procedimientos que llevan a la muerte.
4.    La valiente manifestación de nuestras hermanas en UNICEF de Santiago convoca a todas las entidades y personas sensibles a manifestar su opinión públicamente y  busca emplazar una vez más a Naciones Unidas a efectuar su labor de velar por el cumplimiento de los derechos que proclama. Es sorprendente para nosotros que en el desarrollado mundo de U.N. debamos presionar en sus oficinas para que sus funcionarios abandonen sus cómodos sillones y seminarios inconducentes para plantear al gobierno que los valores del derecho internacional deben ser atendidos. Por todo ello esperamos un diálogo que responda efectivamente y sin distractores a la demanda de las lamgen (hermanas) que se encuentran en UNICEF Santiago de Chile..

El derecho al territorio de la Nación Mapuche es un derecho reconocido por la legislación internacional.

Marrichiweu