28 de junio de 2017

RECUPERACIÓN TERRITORIAL MAPUCHE EN CURACAUTIN: “Hemos asumido la búsqueda y la práctica del camino ancestral”. Señala el logko del movimiento.


WiñolXipantu Küyen, 28 de junio de 2017
Ocho días de ocupación efectiva del predio Forestal Mininco en el sector Rariruka-Radalko han totalizado las familias mapuche que integran parte de la comunidad Pancho Curamil del mismo sector, en la comuna de Curacautin.
Previo al regreso del año mapuche, con la caída de la nieve en la precordillara del wallmapu, los voceros de los movilizados por la restitución de su territorio ancestral han sostenido que se mantendrán en el espacio debido a que se hace insostenible la presión que las plantaciones hacen sobre sus tierras, especialmente después de cada invierno por la sequía que provoca y la escases que ellos genera para la mantención de su ganado y la agricultura familiar de la que viven. En ese contexto, plantean que, como mapuche -.una vez recuperado el predio- cambiarán radicalmente el uso del suelo para hacerlo más sustentable y compatible con sus formas de vida.
Parte de la comunidad tomó esta drástica decisión, tras desavenencias con el presidente de la comunidad legal “no así con el resto de la directiva con quienes mantenemos una relación cordial” sostuvo el logko Alberto Pascual Curamil., quien recientemente ha sido investido con ese rol tanto por su linaje y reconocimiento entre las familias del sector de la comunidad que representa, como también por sus conocimientos de la lengua y  la cultura de su pueblo junto a su trayectoria en el movimiento por los derechos mapuche.
Así, Curamil enfatiza los fundamentos del camino tomado por su gente, destacando que “este movimiento es propiamente mapuche y no obedece a motivaciones externas. Hemos asumido la búsqueda y la práctica del camino ancestral a partir de la reconstrucción del lof Radalko, por lo tanto la personalidad jurídica estatal y el reconocimiento gubernamental no es nuestra prioridad. De lo contrario, tomaríamos el camino de otros personajes  –como el caso del señor Guillermo Ñiripil- que en este sector fue levantado como “Logko” por el gobierno de Piñera y ahora es avalado y promovido por el Senador Quintana. Nosotros queremos algo propio, y lamentablemente el presidente de mi comunidad jurídica es manipulado por estos señores”. Esto en alusión a las dificultades internas que viven dada la intromisión de agentes externos al territorio, y que algunos dirigentes ingenuamente caen.
Finalmente, el logko destacó que el único camino posible de solución a los problemas de usurpación territorial que vive el pueblo mapuche y el deterioro de la tierra y la naturaleza, es el retiro definitivo de las grandes Forestales del wallmapu. Las que en el caso de su territorio, corresponden a las empresas Comaco, Mininco y Jaime Muro, que suman más de tres mil hectareas que debieran devolver.
Al interior del predio en recuperación, los comuneros han construido una ruka tradicional como centro de la movilización. Mientras tanto, denuncian que civiles –presumiblemente policías- han estado rondando el lugar, interceptando en los caminos a los niños que transitan en los caminos para interrogarlos acerca de sus padres y sus actividades y la propia recuperación; frente a lo cual, dicen, no amedrentarán su movilización.


PULOF Comunicaciones